Qué ver en La Selva Negra este 2024 (con mapa y rutas) ⭐️

17 min. de lectura
Del autor: hace muy poquito que he vuelto de viaje de la Selva Negra y me ha encantado. Este reportaje está basada en mi experiencia personal viajando por la región, así que espero que lo disfrutéis muchísimo. Si tenéis cualquier duda,

¿Estás planeando una escapada a la Selva Negra en Alemania? Déjame decirte que has aterrizado en el blog de viajes indicado. En este artículo te voy a guiar por este maravilloso rinconcito alemán que he tenido el placer de explorar de arriba a abajo hace muy poquito. La Selva Negra no es solo un nombre que evoca misterio y naturaleza en estado puro, sino que es un destino que me ha robado el corazón, con sus densos bosques y pueblitos de cuento.

No estoy descubriendo nada nuevo. La Selva Negra es uno de los destinos más visitados de toda Alemania. Pero es que no os exagero si os digo que ha sido uno de mis viajes favoritos del último año. No quiero adelantar acontecimientos pero en este artículo te he seleccionado 17 lugares imprescindibles que ver en la Selva Negra de quitar el hipo. Además, he preparado diferentes rutas por la Selva Negra que te van a venir como un anillo al dedo. ¿Vamos a ello?

Qué ver en La Selva Negra, ¡17 paradas imprescindibles!

Ojito, porque estos lugares no están ordenados de forma aleatoria. Estan puestos de tal manera que podáis seguir nuestra ruta por la Selva Negra. De esta forma podéis quitar o poner paradas en función de lo que más os apetezca y hacerla vuestra.

1. Baden-Baden

Nuestra primera parada por la Selva Negra fue en Baden-Baden. Llegamos en avión desde Sevilla al aeropuerto de Karlsruhe-Baden Baden, así que fue bastante fácil decidir nuestro punto de partida. Habíamos bicheado un poco sobre la ciudad en guías de viaje y pensamos que no nos iba a gustar. ¡Todo lo contrario! Baden-Baden nos flipó y disfrutamos muchísimo. Os cuento un poco más.

selva negra que ver
Baden-Baden

Baden-Baden es una elegante ciudad balneario conocida por su ambiente lujoso y sus aguas termales. Nos recordó a Opatija (en Croacia) y también a Tivat (en Montenegro), completamente volcadas al mar y con un toque bastante opulento. Sus balnearios, como el Caracalla Spa y el Friedrichsbad, ofrecen una experiencia de relajación inigualable. Una vez allí, nos dimos cuenta de que quizás sea una buena opción acabar la ruta por la Selva Negra aquí para descansar del viaje. No fue nuestro caso.

Esto no es todo. La ciudad alberga el impresionante casino Baden-Baden, inspirado en los palacios franceses, y es un centro cultural con museos y teatros como el Festspielhaus, uno de los teatros de ópera más grandes de Europa. Los amantes de la naturaleza pueden disfrutar de paseos por el Lichtentaler Allee, un parque y jardín botánico que recorre el río Oos.

2. Las cataratas de Geroldsauer

Prácticamente sin movernos, a pocos kilómetros de Baden-Baden, se encuentra una de las primeras paradas que visitar en la Selva Negra. Tomando la carretera panorámica B500, ya de por sí un auténtico espectáculo, llegarás hasta las cataratas de Geroldsauer. Os digo ya que no son más turísticas y eso es justo lo que las hace más atractivas.

viaje a la selva negra
Las cataratas de Geroldsauer

Están bastante bien señalizadas y es fácil encontrarlas. Podéis dejar el coche en este aparcamiento (lo tenéis enlazado) y desde ahí andar durante unos cuantos minutos. ¡No tiene pérdida! Desde el parking podéis comenzar una ruta de unas dos horas de duración (menos de 2 kilómetros) bordeando las aguas del río Grobbach y sus diferentes saltos de agua. Solo tenéis que seguir los carteles, así que no vais a tener problemas.

Dejar claro, además, que hay muchísimas cataratas en la Selva Negra. De hecho, es uno de sus puntos fuertes. Las tres más famosas son las de Zweribach, las de Triberg y las de Todtnau. Nosotros visitamos también las de Triberg (os hablo después de ellas) y no nos gustaron tanto porque estaban llenas de turistas. ¡Avisados quedáis!

3. Sasbachwalden

Sasbachwalden es uno de los pueblitos que tienes que ver en la Selva Negra sí o sí. Es conocido por sus viñedos escalonados y sus casas tradicionales de entramado de madera adornadas con vibrantes flores. Para mí, esta localidad encapsula a la perfección el ideal de la vida rural en esta parte de Alemania. Es verdaderamente idílico, ¡qué pena que sea tan pequeñito!

selva negra alemania mapa
Sasbachwalden

Aparca el coche, bájate y recorre sus callecitas a pata. No tardarás más de una hora. Tampoco te quedes mucho más tiempo porque vas a caer en la tentación de dejarlo todo y quedarte ahí a vivir para siempre (como nos pasó a nosotros). Así de bonito es. Si tienes tiempo, te recomiendo que te sientes en alguna terraza y disfrutes del vino local (nosotros comimos en este restaurante y nos encantó).

Además de su belleza natural y arquitectónica, Sasbachwalden es un punto de partida ideal para aventuras al aire libre, como senderismo y ciclismo, aprovechando los magníficos paisajes que lo rodean. En mi caso, no os voy a recomendar rutas de senderismo, sino que os acerquéis a alguno de los miradores que hay en las afueras, como este o este otro, que ofrecen una panorámica preciosa de la localidad y de los viñedos. Si el día está despejado, la estampa no puede ser más bucólica.

4. El lago Mummelsee

El lago Mummelsee es un destino imprescindible que ver en la Selva Negra. Está situado a unos 13 kilómetros de Sasbachwalden y es fácilmente accesible a través de la carretera panorámica B500. No lo teníamos previsto en nuestro itinerario, pero dado que estaba en el camino y teníamos tiempo suficiente, decidimos parar y aprovechar para visitarlo.

que ver en la selva negra en 2 días
El lago Mummel

Este lago glaciar, ubicado a los pies de la montaña Hornisgrinde, la más alta de la región, ofrece un paisaje espectacular y una atmósfera de tranquilidad absolutamente inigualable. Nos sorprendió mucho que, en lugar tan turístico como la Selva Negra, el lago Mummelsee estuviese lleno de alemanes. Y no puede haber mejor señal de que merece la pena hacer una visita.

El área alrededor del lago Mummelsee es ideal para pasar una tarde tranquila. Nosotros dimos un paseito por los alrededores del lago, que os lo recomiendo muchísimo. El camino, a través de pasarelas de madera, no dura más de 45 minutos y la estampa es preciosa. También tienes la opción de alquilar un bote o un hidropedal.

Además de su belleza natural, el lago Mummelsee es también un lugar lleno de misterios y leyendas. Alrededor del lago hay una figura de una sirena (como la de Copenhague) que cuenta la historia de un palacio de cristal bajo las aguas, habitado por sirenas que podían salir a la superficie con la condición de regresar antes del atardecer. La tragedia de una sirena que se enamoró de un humano y no regresó a tiempo, añade un toque de romanticismo y misterio al entorno del lago.

5. La abadía de todos los santos

La abadía de todos los santos (Allerheiligenkloster) es un sitio impresionante, tanto por su arquitectura como por su ubicación, encajada en un valle rodeado de bosques. No está incluido en todas las guías de viaje y para nosotros fue uno de los puntos fuertes de nuestro viaje a la Selva Negra.

donde esta la selva negra
La abadía de todos los santos

Aunque ahora está en ruinas, en su momento llegó a ser uno de los templos más importantes de la región. Y para mí, que queréis que os diga, la abadía sigue siendo un lugar de gran belleza y serenidad. Además, la visita al monasterio se complementa perfectamente con la visita a las cascadas de todos los santos (Allerheiligen). Están muy cerquita, aparcas y recorres un sendero de unos 2 kilómetros.

6. El camino de Lothar

Si os gusta el senderismo y queréis disfrutar de un día de naturaleza, os propongo otro interesantísimo lugar. El camino de Lothar es una ruta de senderismo de poco menos de 1 kilómetro apta para todos los públicos. Es una bonita ruta circular con la particularidad de que discurre a través de un área de bosque que fue devastada por el huracán Lothar en 1999.

que ver en la selva negra con niños
Lotharpfad

Aquí tenéis la ruta en Wikiloc, por si la queréis consultar, pero ya os adelanto que es muy asequible. Es un sendero a través de tablas de madera, y ofrece durante todo el trayecto impresionantes vistas del paisaje circundante.

7. El lago Ellbach

Ellbachsee es un lago de turbera tranquilo y relativamente desconocido que ofrece una escapada pacífica de las rutas turísticas habituales. Rodeado de suaves colinas y densos bosques, es un lugar excelente para la relajación y la observación de la naturaleza. El lago y sus alrededores son un hábitat importante para muchas especies de plantas y animales, lo que lo convierte en un lugar interesante para los amantes de la naturaleza y aquellos interesados en la ecología.

mapa selva negra
El lago Ellbach

La tranquilidad de Ellbachsee lo hace perfecto para paseos meditativos o picnics en un entorno sereno. La belleza natural del área es un ejemplo destacado del encanto menos conocido de la Selva Negra, ofreciendo una experiencia más íntima y personal de esta hermosa región.

8. Offenburg

Offenburg es una vibrante ciudad en la Selva Negra que sirve como un centro cultural y gastronómico. Conocida por su vino y su cocina, la ciudad ofrece una mezcla de tradición y modernidad. Pasear por el centro histórico de Offenburg permite descubrir edificios encantadores, plazas acogedoras y una variedad de tiendas y cafés.

selva negra alemania
Offenburg

La ciudad es también un punto de partida ideal para explorar la parte norte de la Selva Negra y la ruta del vino de la región. Con su ambiente acogedor y su rica historia, Offenburg es un testimonio de la hospitalidad y la diversidad cultural de la Selva Negra, haciéndola una parada imprescindible en cualquier viaje a la región.

9. Gengenbach

Gengenbach es a menudo descrito como un cuento de hadas hecho realidad, un pintoresco pueblo que parece sacado de una postal. Sus bien conservadas casas de entramado de madera y calles adoquinadas invitan a los visitantes a dar un paso atrás en el tiempo. Durante la temporada navideña, Gengenbach se transforma en un vivo calendario de Adviento, donde cada ventana se convierte en una puerta a la magia de la Navidad.

la selva negra
Gengenbach

Además de su encantador centro, Gengenbach está rodeado de viñedos y naturaleza, ofreciendo excelentes oportunidades para caminatas y degustaciones de vino. Es un ejemplo perfecto de la vida tranquila y la belleza de la Selva Negra, combinando patrimonio, naturaleza y cultura en un solo lugar encantador.

10. Friburgo de Brisgovia

Friburgo de Brisgovia, conocida como la puerta de entrada a la Selva Negra, es una ciudad vibrante y soleada famosa por su clima cálido y su universidad. El centro histórico, con su impresionante catedral y sus pintorescas «bächle» (pequeños canales de agua), ofrece un encantador paseo por la historia y la arquitectura. Friburgo es también un modelo de sostenibilidad y vida ecológica, con numerosas áreas verdes y una fuerte conciencia ambiental.

mapa la selva negra
Friburgo de Brisgovia

Los mercados locales, la gastronomía y la cultura vinícola añaden a la rica experiencia de visitar Friburgo. Además, su ubicación lo convierte en un excelente punto de partida para explorar las profundidades de la Selva Negra, combinando lo mejor de la vida urbana y natural.

11. El barranco del Ravenna

El barranco del Ravenna es un espectacular desfiladero que ofrece una de las rutas de senderismo más impresionantes de la Selva Negra. Con sus puentes colgantes y cascadas estruendosas, la caminata por la barranca es una experiencia inolvidable que muestra la fuerza y la belleza del paisaje natural. Es un lugar donde se puede apreciar el poder de la naturaleza y la tranquilidad del bosque en su estado más puro.

selva negra en alemania
El barranco del Ravenna

El sendero no solo es un desafío para los aventureros, sino también una oportunidad para los fotógrafos y los amantes de la naturaleza para capturar la belleza sin adulterar de la Selva Negra. La combinación de accesibilidad y espectáculo natural hace de la Barranca del Ravenna una visita imprescindible para aquellos que buscan explorar la belleza salvaje de la región.

12. El lago Titisee

El Lago Titisee es uno de los destinos más populares de la Selva Negra, conocido por su agua cristalina y su entorno idílico. Este lago glacial ofrece una variedad de actividades acuáticas en verano, desde natación hasta paseos en bote, mientras que en invierno se transforma en un paisaje tranquilo y nevado. El paseo marítimo está lleno de tiendas y cafés, donde se pueden comprar recuerdos y disfrutar de la vista del lago.

que ver selva negra
El lago Titisee

Además, el área alrededor de Titisee es perfecta para caminatas y ciclismo, con numerosos senderos que ofrecen vistas panorámicas del lago y las montañas circundantes. Es un lugar que combina recreación y relajación, ideal para escapadas familiares o románticas en cualquier época del año.

13. Schluchsee

Schluchsee es otro lago impresionante en la Selva Negra, más grande y menos concurrido que Titisee, ofreciendo una atmósfera más tranquila y relajada. Rodeado de densos bosques y senderos de montaña, es un paraíso para los amantes de la naturaleza, ideal para actividades como senderismo, vela y windsurf. La belleza del lago y su entorno lo convierten en el lugar perfecto para desconectar y disfrutar de la paz del paisaje.

que visitar en la selva negra
Schluchsee

El pueblo de Schluchsee, con su encanto rústico y acogedoras posadas, es el complemento perfecto para una visita al lago. Aquí, los visitantes pueden experimentar la hospitalidad de la Selva Negra y disfrutar de la cocina local, rica en sabores y tradiciones.

14. La carretera de los Relojes

La carretera de los Relojes es una ruta fascinante que serpentea a través de la Selva Negra, llevando a los visitantes al corazón de la industria relojera de la región. Este recorrido ofrece una perspectiva única sobre la artesanía y la historia de los relojes de cuco, un símbolo icónico de la zona. A lo largo de la carretera, se pueden visitar talleres, museos y tiendas donde se muestra la precisión y el arte detrás de estos relojes tradicionales.

bosque selva negra alemania
El mayor reloj cuco del mundo cerca de Triberg im Schwarzwald

El viaje por la Carretera de los Relojes no solo es una lección de historia; es también una oportunidad para disfrutar de los pintorescos paisajes y pueblos que salpican la ruta. Es una experiencia que combina cultura, artesanía y naturaleza, perfecta para aquellos interesados en la tradición y en la belleza de la Selva Negra.

15. Triberg

¡Otro imprescindible que ver en la Selva Negra! Este pintoresco pueblo es mundialmente conocido por albergar una de las cascadas más altas de Alemania y la casa del reloj de cuco más grande del mundo. Pasear por sus calles es como adentrarse en un cuento, rodeada de tiendas que exhiben más de mil relojes de cuco, una verdadera manifestación de artesanía y tradición. Aunque su arquitectura no compite con la de Gengenbach o Schiltach, Triberg tiene su propio encanto.

que ver en la selva negra
Triberg

La naturaleza también juega un papel protagonista en Triberg, con sus famosas cascadas distribuidas en siete niveles majestuosos a través de un bosque encantador, accesibles mediante una red de senderos y puentes que permiten explorarlas desde diversas perspectivas. Eso sí, tened en cuenta que es uno de los lugares más turísticos que ver en la Selva Negra.

A pesar del precio de entrada (unos 8 euros) y la masificación que hay en las cataratas, creo que el lugar tiene un encanto especial y que Triberg es una parada indispensable en cualquier viaje a la Selva Negra. Mi consejo es que madruguéis y vayáis a primera hora. ¡Las vais a disfrutar mucho más!

16. Gutach

En mi viaje por la Selva Negra me detuve en Gutach, un lugar que encapsula a la perfección la esencia de la ruralidad alemana con sus casas de entramado de madera y sus extensos campos verde. No es un lugar imprescindible que visitar en la Selva Negra, pero si tienes tiempo suficiente, creo que mrece la pena.

castillos selva negra
Gutach

Es conocido por albergar el fascinante Museo al Aire Libre de la Selva Negra, conocido como Vogtsbauernhof. Este museo es un portal al pasado donde donde se pueden ver casas tradicionales y aprender sobre la vida en la región hace siglos, con sus edificaciones meticulosamente reconstruidas como graneros, molinos y una panadería.

17. Wolfach

En mi reciente escapada a la Selva Negra decidí desviarme del camino trillado y me encontré con Wolfach, un encantador pueblito que, aunque no figura en las guías como un destino estrella, capturó mi corazón con su sencillez y belleza natural. A diferencia de otros lugares más concurridos, en Wolfach apenas hay turistas y eso hoy en día es una auténtica gozada.

ruta la selva negra
Wolfach

A pesar de ser diminuto, Wolfach tiene su magia propia, especialmente en su casco antiguo, repleto de preciosas calles empedradas. Tampoco os llevará demasiado tiempo, así recorrer cada uno de sus rincones. ¡Es precioso! Y es que, aunque puede ser tentador pasar de largo en favor de pueblos con más renombre como Gengenbach o Schiltach, creo que esta localidad ofrece una visión diferente del resto de lugares que visitar en la Selva Negra.

Ruta por la Selva negra en 3, 5, 7 y 10 días

Aquí te propongo rutas para 3, 5, 7 y 10 días que te permitirán explorar algunos de los mejores sitios que has mencionado. Recuerda que estas rutas son solo sugerencias y puedes adaptarlas según tus preferencias y ritmo de viaje. Hemos puesto diferentes días, porque no siempre tenemos el tiempo que nos gustaría, pero personalmente creo que 5 días son suficientes.

Ruta por la Selva Negra en 3 días

Día 1: Baden-Baden y cataratas de Geroldsauer

  • Mañana: Comienza tu viaje en Baden-Baden, una elegante ciudad conocida por sus balnearios termales. Dedica la mañana a explorar el centro de la ciudad, paseando por sus elegantes calles y jardines.
  • Tarde: Visita las cataratas de Geroldsauer, una hermosa caída de agua cercana. Después, si el tiempo lo permite, da un paseo por el parque Lichtentaler Allee o visita el Museo Frieder Burda.
  • Noche: Cena en Baden-Baden.

Día 2: Lago Mummelsee, Sasbachwalden y Gengenbach

  • Mañana: Viaja hacia el lago Mummelsee, un destino popular en la Selva Negra. Disfruta de un tranquilo paseo alrededor del lago o, si te sientes aventurero, realiza una caminata hasta la cima del Hornisgrinde, el pico más alto de la zona norte de la Selva Negra.
  • Tarde: Dirígete hacia Sasbachwalden, un encantador pueblo conocido por sus flores y viñedos. Después, continúa hacia Gengenbach, famoso por sus bien conservadas casas de entramado de madera y su atmósfera medieval.
  • Noche: Pasa la noche en Gengenbach o en una localidad cercana.

Día 3: Friburgo de Brisgovia y lago Titisee

  • Mañana: Comienza el día dirigiéndote a Friburgo de Brisgovia, una de las ciudades más grandes y vibrantes de la Selva Negra. Explora su famosa catedral y pasea por sus pintorescas calles adoquinadas.
  • Tarde: Después del almuerzo, realiza un viaje de aproximadamente 40 minutos hacia el lago Titisee. Pasa la tarde disfrutando de la naturaleza: puedes alquilar un bote, dar un paseo por el lago o simplemente relajarte y disfrutar del paisaje.
  • Noche: Puedes regresar a Friburgo o pasar la noche en una localidad cercana al lago Titisee.

Ruta por la Selva Negra en 5 días

  • Día 1: Baden-Baden – Comienza tu viaje explorando esta elegante ciudad balneario. Puedes visitar los baños termales y pasear por sus jardines y calles históricas.
  • Día 2: Sasbachwalden y cataratas de Geroldsauer – Por la mañana, dirígete a Sasbachwalden, un pueblo encantador conocido por sus viñedos. Por la tarde, visita las cercanas cataratas de Geroldsauer.
  • Día 3: Gengenbach y Offenburg – Primero, explora Gengenbach, una joya de pueblo con casas de entramado de madera. Luego, dirígete a Offenburg, una ciudad con un bonito centro histórico.
  • Día 4: Friburgo de Brisgovia y lago Titisee – Pasa la mañana en Friburgo, disfrutando de su catedral y calles medievales. Por la tarde, relájate junto al lago Titisee.
  • Día 5: Triberg y Gutach – Concluye tu viaje visitando Triberg, famoso por sus relojes cucú y la cascada más alta de Alemania, y luego Gutach, para aprender sobre la cultura de la Selva Negra.

Ruta por la Selva Negra en 7 días

Incluye todo lo de la ruta de 5 días, más:

  • Día 6: Carretera de los Relojes y Wolfach – Recorre la Carretera de los Relojes, que te llevará por encantadores pueblos y te permitirá conocer más sobre la historia de los relojes de cuco. Termina el día en Wolfach, un pueblo conocido por su tradicional soplado de vidrio.
  • Día 7: Schluchsee y lago Mummel – Dedica este día a la naturaleza. Primero, visita Schluchsee, un lago sereno ideal para caminatas. Luego, dirígete al lago Mummel, otro hermoso lugar para relajarte y disfrutar del paisaje.

Ruta por la Selva Negra en 10 días

Incluye todo lo de la ruta de 7 días, más:

  • Día 8: La abadía de Todos los Santos y Lotharpfad – Visita la impresionante abadía en ruinas de Todos los Santos y luego camina por Lotharpfad, un sendero educativo que pasa por un área boscosa devastada por un huracán.
  • Día 9: El lago Ellbachsee y el barranco del Ravenna – Disfruta de la paz del lago Ellbachsee por la mañana. Por la tarde, aventúrate por el barranco del Ravenna, conocido por sus puentes y cascadas.
  • Día 10: Wolfach y revisita – Si te quedó algo pendiente o quieres profundizar en alguna experiencia, este es el día para ello. Si no, disfruta de más tiempo en Wolfach o visita algún sitio cercano que te haya llamado la atención durante el viaje.

Preguntas frecuentes sobre la Selva Negra

✅ ¿Cuál es la zona más bonita de la Selva Negra?

La zona más bonita de la Selva Negra es complicado y depende un poco de tus intereses. Sin embargo, en mi caso, creo que la zona alrededor del lago Titisee y el Feldberg, así como los pintorescos pueblos como Triberg y Gengenbach, son especialmente encantadores. Esta área destaca por sus impresionantes paisajes naturales, pueblos tradicionales y la famosa carretera de los Relojes.

✅ ¿Que no te puedes perder en la Selva Negra?

En la Selva Negra no te puedes perder la oportunidad de explorar sus extensos bosques, lagos serenos como el Titisee y Schluchsee, y las cascadas de Triberg, una de las más altas de Alemania. Además, la gastronomía local, incluyendo la tarta de selva negra, y la experiencia cultural en pueblos como Friburgo y Baden-Baden son imprescindibles.

✅ ¿Cuántos días son necesarios para visitar la Selva Negra?

El tiempo necesario para visitar la Selva Negra varía según tus intereses y ritmo de viaje, pero generalmente, un viaje de 3 a 5 días permite una buena introducción a sus principales atracciones y paisajes. Sin embargo, para una exploración más profunda de la región, incluyendo senderismo, visitas culturales y tiempo de relajación en sus balnearios, te recomiendo de 7 a 10 días.


Y hasta aquí ha llegado este reportaje sobre que ver en la Selva Negra. Es uno de los destinos más bonitos de toda Alemania y merece muchísimo la pena. Así que espero que lo disfrutes tanto como yo. Por lo demás, si necesitas alguna cosa o tienes alguna duda, no dudes en escribirme a hola@queverdeviaje.com y estaré encantado de ayudarte. ¡No te cortes! Solo decirte que, si te ha gustado este reportaje, eches un vistazo al resto de artículos que hemos escrito sobre Alemania:

Sobre el autor

Pablo Barreda es el fundador y editor de Qué ver de viaje. Economista de profesión y bloguero por vocación, lleva viajando por el mundo desde que prácticamente tiene uso de razón. Ha visitado más de 40 países y es considerado uno de los blogueros más influyentes de España. Hace cinco años decidió abrir Qué ver de viaje, un blog de viajes en español donde comparte con todos los lectores su pasión por los viajes. Pablo está especializado en viajes urbanos por España y Europa aunque su bitácora abarca desde relatos auténticos hasta recomendaciones cuidadosamente seleccionadas y guías prácticas. Puedes escribirle a hola@queverdeviaje.com o consultar su LinkedIn.

Artículos relacionados