Qué ver en Roma en 3 días, ¡para alucinar! (2024)

22 min. de lectura
Del autor: este artículo está basado en mi experiencia por la ciudad de Roma después de haber hecho muchos viajes por Italia. ¡Así que tenéis recomendaciones de primerísima mano! Por lo demás, solo deciros que, para cualquier duda podéis escribirme por email - Pablo.

Viajar es siempre un placer que enriquece al viajero y a la ciudad que se visita, pero desplazarse a Roma, una de las grandes capitales del mundo, eso ya son palabras mayores, algo verdaderamente sublime. Una ciudad con más de 3000 años de historia en la que te sientes literalmente transportado a la época del imperio romano mientras la recorres entre templos y museos, plazas con fuentes y majestuosos edificios. Y es que no sabes dónde mirar, ¡te pierdes ante tanta belleza! No en vano, la capital italiana es una de las más visitadas del planeta.

que ver en roma en 5 dias
El Coliseo romano

Como otras ciudades de Italia, la «Ciudad Eterna» se caracteriza por una excelente gastronomía, numerosos acontecimientos culturales y una vibrante vida nocturna. Un skyline fastuoso en el que, en lugar de rascacielos, se recortan las cúpulas y las torres de iglesias y palacios. Imposible conocerla en una sola escapada porque es sencillamente inabarcable, por muchas veces que acudas a su llamada. Aún así, en este artículo nos hemos propuesto mostraros los lugares imprescindibles que ver en Roma, una primera toma de contacto con la ciudad, ¿os animáis a acompañarnos?

Qué ver en Roma en 3 días, ¡para alucinar!

1. El Coliseo

Empezamos en el Coliseo, en realidad llamado Anfiteatro Flavio, el monumento más conocido de la antigua Roma y el símbolo mismo de la ciudad. Su construcción se inició en torno al año 70-72 d.C., siendo emperador Vespasiano, aunque su inauguración tuvo lugar en el año 80 por su hijo Tito. Un festejo en el que se sacrificaron mas de 5000 animales y que fue seguido de 100 días de juegos. Es la mayor estructura que se conserva de la antigüedad y, ¡no lo dudéis ni un segundo!, es un imprescindible que inexcusablemente hay que ver en Roma.

que ver en roma en 2 días
El Coliseo romano

El anfiteatro estaba destinado a celebrar combates entre hombres y también entre hombres y fieras. Pero no solo eso, pues se simulaban batallas navales inundando la arena mediante canales subterráneos. En definitiva, un lugar de esparcimiento que atraía a gran cantidad de gente desde Roma y otras ciudades cercanas. Por cierto, que si de día el Coliseo es espectacular, de noche, bajo los focos y a la luz de la luna, ¡es sencillamente mágico!

2. El Foro Romano y el Palatino

Vale la pena pasear por el Foro Romano para imaginarse lo que una vez fue el centro civil, político, jurídico y social de la antigua Roma. En realidad, empezó siendo un pantano entre las colinas Palatina y Capitolina. Más tarde se convirtió en vertedero y, por último, en mercado y santuario. Con el tiempo, cónsules, emperadores y senadores lo embellecieron con magníficos templos, patios y basílicas. Un lugar que hay que ver en Roma si se quiere conocer como era la vida de la ciudad.

que ver en roma en 2 dias
El Foro Romano

El Palatino es una de las siete colinas de Roma incluido, según la tradición, en el surco cuadrado que trazó Rómulo. En la colina Palatina comenzaron a surgir grandes palacios pertenecientes a emperadores y familias nobles, que fueron concebidos arquitectónicamente como conjuntos solemnes y grandiosos. Dos mil años de saqueos y decadencia han dejado un rastro de piedras y pilares dispersos que, sin embargo, mantiene un encanto especial.

A lo largo de este recorrido encontramos entre naranjos, adelfas y cipreses que bordean los senderos, y hierbas y flores silvestres, el Arco de Tito, al principio de la vía Sacra, el Templo de Vesta, donde las vestales conservaban el fuego sagrado, la Columna de las Foca, el Arco de Septimio Severo o el Templo de la Concordia. También la Curia, que fue sede del Senado Romano, los restos de la Basílica Emilia y Santa María Antiqua, la iglesia más antigua del Foro, entre otros monumentos.

Para visitar el Coliseo Romano, el Palatino y el Foro os recomendamos que saquéis las entradas previamente. Así os evitáis las colas.

3. La Piazza del Campidoglio y los Museos Capitolinos

A la salida del Foro Romano se llega al Campidoglio, sede del Ayuntamiento romano y durante milenios el núcleo fundamental de la vida romana. Esta plaza constituía la entrada triunfal a la ciudad por la colina del Capitolio, la más famosa de las siete colinas que la rodean, y el centro del poder imperial. Es uno de los espacios arquitectónicos más interesantes que ver en Roma. Tanto la plaza como los edificios que la rodean fueron realizados por el mismo Miguel Ángel.

que ver en roma en 4 días
La Piazza del Campidoglio

En el centro se alza una copia de la estatua de marco Aurelio, la única de las estatuas de bronce que adornaban Roma en la antigüedad que ha sobrevivido. La original se conserva en el interior de los cercanos Museos Capitolinos, cuyas colecciones son uno de los más extensos legados de la historia artística y sociológica de la ciudad, y cuyo origen se encuentra en una donación del Papa Sixto IV en 1471. Los Museos Capitolinos ocupan dos palacios separados situados en lados opuestos de la plaza.

El Palazzo Nuovo, que contiene alguna de las piezas más valiosas, como la estatua ecuestre de Marco Aurelio, las célebres copias romanas de originales griegos como El Discóbolo, Galo Moribundo o la Venus Capitolina. También acoge una galería de bustos de emperadores romanos. El Palazzo dei Conservatori alberga la Pinacoteca Capitolina con obras de Caravaggio, Velázquez o Tiziano, e interesantes esculturas como el Spinario, del siglo I a.C. o la Lupa Capitolina, del siglo V a.C., la que amamantó a Rómulo y Remo, y símbolo de Roma.

4. El Monumento a Victor Emmanuel II

Justo al lado del Campidoglio, entre la Piazza Venezia y la colina Capitolina, aparece el Monumento a Victor Emmanuel II, un imponente edificio que no puede pasar desapercibido entre los lugares más interesantes que ver en Roma. También llamado Vittoriano, fue construido como símbolo de la unidad del país y para rendir homenaje a uno de los principales artífices de la unificación italiana, Victor Emmanuel II. Diseñado por Giuseppe Sacconi en 1855, su inauguración tuvo lugar en 1911.

cosas que ver en roma imprescindibles
El Monumento a Victor Emmanuel II

El edificio está coronado por dos imponentes cuadrigas guiadas por la diosa Victoria y en el centro del conjunto, realizado en mármol, se levanta la escultura ecuestre de Victor Emmanuel II, primer rey de Italia. En 1921 se colocó a los pies del monumento el Altar de la Patria, que es donde se encuentra la tumba del Soldado Desconocido, y también alberga el Museo de la Reunificación Italiana. Y en la parte superior del edificio encontramos una terraza desde la que disfrutamos de una bellísima panorámica de la Ciudad Eterna.

ACTIVIDADES IMPRESCINDIBLES EN ROMA

5. San Giovanni in Laterano

San Juan de Letrán o San Giovanni in Laterano es la catedral de la capital italiana, la primera de todas las iglesias de Roma y del mundo. Fue fundada por Constantino en el siglo III y varias veces resultó destruida y reedificada. Su asombrosa fachada, trazada en 1735 a partir de la de San Pedro, se ve a lo lejos. Fue la residencia del Papa en Roma hasta el siglo XIV, cuando los pontífices se trasladaron al Vaticano.

que visitar en roma
San Giovanni in Laterano

Fuera está la Scala Santa que, según la tradición, es la misma por la que subió Jesús para llegar a la casa de Pilatos. Fue trasladada hasta Roma por la emperatriz Elena, madre de Constantino. La Scala Santa, que solo puede subirse de rodillas, conduce a la capilla privada de los papas, el Sancta Santorum. Además, en la Piazza di San Giovanni in Laterano es posible admirar el Obelisco de Letrán, el más alto de la ciudad.

En el interior, obra de Borromini de 1646, se hallan las estatuas de los apóstoles situadas a lo largo de toda la nave, de la escuela de Bernini, y el baldaquino de Urbano V. No hay que perderse el mosaico del ábside y el claustro así como el relicario del altar mayor que contiene, según se cree, las cabezas de San Pedro y San Pablo. La última puerta a la derecha es la Puerta Santa, que normalmente está cerrada y solo se abre durante el Año Santo. Sin duda, una basílica imponente que hay que visitar en Roma si tenéis la oportunidad de viajar a la ciudad.

6. El Panteón

En una de las plazas con más encanto encontramos otra maravilla arquitectónica, el Panteón, probablemente la estructura de la antigua Roma mejor conservada de la ciudad. Su nombre quiere decir que se trataba de un templo dedicado a todos los dioses y fue edificado por voluntad de Agripa aunque fue transformado en tiempos de Adriano. Durante la época cristiana se convirtió en iglesia y pasó a llamarse Santa María de los Mártires. Hoy día es un altar que honra a los italianos más ilustres, como Víctor Manuel II y Umberto I, los dos primeros reyes de Italia, o Rafael.

que ver en roma 4 dias
El Panteón

No está de más abandonarse a la contemplación del monumento desde la hermosa fuente situada en la Piazza della Rotonda. Macizo y sobrio por fuera, el Panteón impresiona aún más en su interior donde se hacen palpables su proporción, armonía y simetría, en especial la de la cúpula. Precisamente, la única apertura está en el centro de la cúpula, una claraboya de 9 metros de diámetro que permite la entrada de la luz, creando un bello efecto luminoso.

7. San Pedro in Vincoli

Escondida en una estrecha callejuela se ubica una iglesia imprescindible de Roma que resulta realmente cautivadora. Se trata de la Iglesia de San Pedro in Vincoli. Toma su nombre de las cadenas (vincoli) que, según la tradición, llevó San Pedro mientras estuvo en la prisión Mamertina, y que se encuentran celosamente guardadas en el cofre de bronce que hay bajo el altar mayor. Esta iglesia tiene unos orígenes muy remotos y varias veces fue restaurada y transformada.

que ver en roma en 5 días
San Pedro in Vincoli

Su interior está dividido en tres naves por 20 columnas procedentes de un templo romano, y guarda el Mausoleo de Julio II, realizado por Miguel Ángel. El conjunto, unión de arquitectura y escultura, tenía que ser solemne y grandioso, pero se vio empequeñecido por el fallecimiento del papa. Aún así, se conserva una de las esculturas más imponentes del genial artista, Moisés, un ejemplo impresionante de plasticidad y energía.

8. La Piazza Navona

Y llegamos a la Plaza Navona, otro centro importantísimo que visitar en Roma, lleno de arte e historia. La forma de la plaza recuerda a la de un estadio y, en efecto, se asienta sobre el preexistente estadio de Domiciano o Circus Agonalis que construyó el emperador Domiciano en el año 86 d.C. y albergaba hasta 30.000 espectadores. El aspecto actual de la plaza se debe al Papa Inocencio X y siempre ha sido un punto de encuentro, de mercados y fiestas.

qué ver en roma
La Piazza Navona

En la plaza hay tres magníficas fuentes. La central es la célebre Fontana dei Quattro Fiumi, de Bernini, en la que están figurados los cuatro ríos principales (Nilo, Ganges, Danubio y Río de la Plata) y las cuatro esquinas del mundo (África, Asia, Europa y América). Y en el centro se yergue un obelisco. Además de ésta vemos la Fontana del Moro y la Fontana di Nettuno, ambas de Giacomo della Porta. La plaza está rodeada de interesantes edificios en los que podemos ver la honda huella que dejaron de su genio creador dos grandes artistas, Bernini y Borromini.

Y ciertamente, enfrente de la fuente de Bernini, se levantó la barroca Iglesia de Sant’Agnese in Agone, cuya fachada diseñó Borromini. Al lado queda el Palacio Pamphilj, encargado por Inocencio X, y la Iglesia de Nostra Signora del Sacro Cuore. Más allá, la Iglesia de San Luigi dei Francesi es famosa por los tres soberbios cuadros de Caravaggio que guarda en su interior, y la Iglesia de Santa Maria della Pace, por el claustro de Bramante y los frescos de Rafael.

9. La Piazza Campo de’Fiori

La Piazza Campo de’Fiori, el Campo de las Flores, debe su nombre a las flores que antaño rodeaban la plaza. No hay un sitio mejor que ver en Roma donde sentarse y contemplar la vida pasar desde una terraza. Un rincón encantador que, sin embargo, en la antigüedad era el lugar donde se ejecutaban las penas capitales, y de hecho, aquí fue quemado por herejía el filósofo italiano Giordano Bruno.

que ver en roma en 1 dia
La Piazza Campo de’Fiori

De hecho, su encapuchada y sombría estatua, preside hoy esta característica plaza romana en el mismo lugar donde antes había una fuente. Con el paso de los años, Campo de’Fiori se ha convertido en un punto de encuentro. De día acoge un pintoresco mercado y de noche, reúne a turistas y romanos en los numerosos bares, restaurantes y locales de la zona. Y muy cerca, os reseñamos dos edificios que realmente merecen la pena. Uno es el Palazzo Farnese, el palacio renacentista más espléndido de Roma, y Embajada de Francia, y el Palazzo della Cancelleria, uno de los más elegantes.

10. La Fontana di Trevi

La fuente más famosa que ver en Roma es la Fontana di Trevi. Sin duda, la película La dolce vita de Federico Fellini, es la causante de que cada día millones de turistas la visiten. La fuente marcaba el lugar donde acababa el Acqua Virgo, o Acqua Vergine, un acueducto construido por Agripa en el año 19 a.C. El diseño actual, inspirado en el Arco de Constantino, se atribuye a Salvi, quien la terminó en 1762. Es posible que haya contribuciones de Bernini aunque el toque más audaz, que la fuente sea además la fachada de un gran palacio, se debe probablemente a Pietro da Cortona.

roma que ver
La Fontana di Trevi

En la fuente destaca Océano, la figura central, que acompañan dos gigantescos tritones con sus caballos, uno representa el mar tempestuoso y otro el mar en calma, que tiran de su carro. Otras estatuas representan la Abundancia y, arriba, las Cuatro Estaciones portando presentes. Y no olvidéis lanzar una moneda al agua si queréis aseguraros el regreso a la Ciudad Eterna. Y por si os apetece echar un vistazo, a un paso está la Iglesia de Santa Maria in Trivio, un auténtico remanso de paz.

11. La Piazza di Spagna

Cerca de la Fontana se encuentra otro de los lugares que ver en Roma más visitados de la ciudad. La Plaza de España o Piazza di Spagna, con su sugestiva escalinata y la admirada Fontana della Barcaccia de Bernini. En la parte alta de la escalera domina la Iglesia de la Trinitá dei Monti, con las dos torres campanario en forma de cúpula. Debe su fama como lugar de encuentro a sus vistas y su inmejorable situación, en el corazón del barrio comercial más exclusivo de la ciudad, de hecho, a dos pasos encontramos la famosa Vía Condotti.

que ver en roma 3 dias
La Piazza di Spagna

Y lo más curioso es que, a pesar del nombre, la Plaza de España fue encargada por el embajador francés Étienne Gueffier, que en 1723 intentó llevar a cabo la unión de la plaza con la Iglesia de la Trinitá dei Monti, de propiedad francesa. Un siglo antes había estado en la plaza la Embajada de España ante la Santa Sede, y de aquí viene el nombre.

Una vez en lo alto de la escalinata, hay vistas del Palazzo Barberini, que alberga un formidable fresco en el techo y la fabulosa Galleria Nazionale d’Arte Antica, y la colina del Quirinal. Además se pueden visitar los jardines de Villa Medici, contiguos a los de Villa Borghese, donde se encuentra la Academia Francesa.Visita guiada por Villa Borghese

12. La Piazza del Popolo y Pincio

Una de las plazas más celebres que ver en Roma es la Piazza del Popolo. Un espacio simétricamente perfecto en cuyo centro se levanta el segundo obelisco de la ciudad, transportado a la capital italiana por orden de Augusto. En uno de los extremos de la plaza se pueden ver las dos iglesias gemelas, Santa Maria in Montesanto y Santa Maria dei Miracoli, y en el otro, la Basílica de Santa Maria del Popolo, fundada en 1099 sobre la tumba de Nerón, reconstruida por el Papa Sixto IV en 1472 y ampliada después por Bramante y Bernini.

que ver en roma
La Piazza del Popolo

Y es que Santa Maria del Popolo tiene un encanto especial por su situación, sus proporciones y la colección de obras de arte que la decoraran, entre las que podemos ver dos increíbles pinturas de Caravaggio, «Saúl en el camino de Damasco» y «La Crucifixión de San Pedro», así como algunas de las primeras vidrieras de Roma. Una buena opción para terminar la jornada es contemplar el atardecer desde la terraza del Pincio, situada en el interior de Villa Borghese, el mayor parque de la ciudad, y a la que se accede desde unas escaleras en la misma Piazza del Popolo. ¡Las mejores vistas de Roma!

13. La Basílica de Santa Maria Maggiore

Santa María la Mayor es una de las cuatro grandes basílicas que ver en Roma, probablemente una de las más hermosas y, sin duda, la única que ha conservado su forma original, no obstante algunas añadiduras decorativas. Posiblemente data del año 430 d.C., durante el papado de Sixto III aunque su campanario románico, el más alto de la ciudad con sus 75 metros, se añadió en 1377, y el interior y la fachada fueron reformados en los siglos XIII y XVIII.

que ver en roma en 3 dias
La Basílica de Santa Maria Maggiore

Destaca el techo artesonado que fue dorado con el primer oro que llegó del Nuevo Mundo, un regalo de España a Alejandro VI. Aunque la auténtica joya de Santa Maria Maggiore son el conjunto de mosaicos, 36 paneles del siglo V que reproducen escenas del Antiguo Testamento. En ella se encuentran enterrados algunos papas como Clemente VIII, Paulo V y Pío V. Y según la tradición, el altar mayor contiene las reliquias del pesebre de Cristo.

14. Castel Sant’Angelo

Llegamos al Castel Sant’Angelo tras cruzar un puente flanqueado por estatuas de ángeles de Bernini, uno de los lugares más interesantes que ver en Roma. Su origen se remonta al año 130 d.C. en que Adriano mandó construirlo como mausoleo para él y su familia, aunque con posterioridad se convirtió en fortaleza papal y llegó a estar unido al Vaticano por un pasadizo que todavía se conserva, el passetto. Después fue transformado en prisión, cuartel, y en 1933 se convirtió en museo.

que ver en roma en 4 dias
Castel Sant’Angelo

Su nombre data del año 590 y se debe, según la leyenda, al Papa Gregorio Magno que durante una procesión organizada para implorar la protección de la Virgen ante la epidemia de peste que asolaba la ciudad, vio un ángel en el cielo como respuesta a sus plegarias. En cuanto al museo, hay numerosas salas que se distribuyen en cuatro plantas. La mejor es la Sala Paolina, decorada con estuco, frescos y trampantojos, aunque lo que no podemos perdernos es la impresionante vista desde la terraza del castillo, que como sabrán los melómanos fue el escenario del último acto de la ópera Tosca.

15. Piazza Santa Maria in Trastevere

No podemos dejarnos atrás uno de los lugares más interesantes que ver en Roma, el barrio de Trastevere, literalmente tras el río Tíber, uno de los más auténticos de la ciudad. Después de perderse por sus callejuelas hay que llegar hasta Piazza Santa Maria in Trastevere, el punto neurálgico del barrio, con su fuente central. Allí sobrevive la Basílica de Santa Maria in Trastevere, la más antigua de las iglesias de Roma pues fue fundada en el año 221 por San Calixto y reconstruida en el siglo XII por Inocencio II.

que ver roma en 4 dias
Piazza Santa Maria in Trastevere

Lo más llamativo, sin duda, son los mosaicos de la fachada, que datan del siglo XII. Junto a ella se eleva una hermosa torre románica. En el interior, en el que 22 columnas procedentes de antiguos monumentos dividen las naves y el pasillo central, también vemos mosaicos, algunas obras de artesanos griegos o formados en Grecia y otras de Cavallini. Aunque lo mejor es contemplar desde la fuente la belleza de la iglesia iluminada al caer la noche, ¡espectacular!

16. La Basílica de San Pablo Extramuros

La Basílica de San Pablo Extramuros es, junto a San Juan de Letrán, Santa María la Mayor y San Pedro, una de las cuatro basílicas mayores que ver en Roma, con su atrio porticado y la magnífica fachada de mosaico. Fue una de las primeras en ser levantada pues su origen se remonta al siglo IV cuando el emperador Constantino decidió decidió edificarla a dos kilómetros de la muralla de Roma, de ahí su nombre. aunque, desgraciadamente, fue destruida por un incendio en 1823 y reconstruida, sobre los mismos cimientos, en 1854 por el Papa Pío IX.

roma que ver en 3 dias
La Basílica de San Pablo Extramuros

Por sus dimensiones, es la segunda iglesia más grande de Roma, solo superada por San Pedro, y además llama la atención el espacio exterior que la rodea. Su interior se divide en cinco naves y cuenta con interminables hileras de columnas, mosaicos del siglo V y un baldaquino de estilo gótico. Según la tradición, es el lugar donde se conservan las reliquias de San Pablo, el Apóstol de las Gentes.

17. La Iglesia de Santa Maria in Cosmedin y la Bocca della Veritá

Una de las joyas de la Roma medieval es la Iglesia de Santa María in Cosmedin. Fue edificada sobre las ruinas de un templo clásico, probablemente dedicado a Hércules. Su interior es bastante austero pero muy sugestivo, y su campanario románico del siglo XII es uno de los más bellos de la ciudad. En una pequeña estancia en la nave derecha se conserva un mosaico de «La Adoración de los Reyes Magos», casi lo único que queda de la iglesia griega del siglo VIII que ocupó este lugar.

monumentos de roma
La Iglesia de Santa Maria in Cosmedin

En el pórtico de la Iglesia de Santa Maria in Cosmedin nos acercamos a la Bocca della Verità, otro de los lugares que ver en Roma más visitados, de hecho suele haber cola para acercarse a ella. Se trata de una antigua máscara de mármol, posiblemente del siglo I, que representa un rostro masculino con los ojos, nariz y boca perforados y huecos, que podría ser el dios Neptuno. Durante muchos años, los romanos creyeron que todo aquel que mintiera e introdujera la mano en la boca, la perdería. Vamos, ¡un auténtico detector de mentiras!

18. El Circo Massimo

A dos pasos de Santa Maria in Cosmedin, entre el monte Aventino y el Palatino, aparece una enorme extensión de hierba que conserva el diseño de un estadio capaz de albergar a 300.000 espectadores, el Circo Massimo, el más grande del Imperio Romano. Su construcción se inició en el año 326 a.C., aunque sufrió frecuentes reformas hasta el 549 d.C., año en que se usó por última vez, bajo el reinado del ostrogodo Totila.

roma que ver en 4 dias
El Circo Massimo

En el recinto se celebraban las famosas carreras de cuadrigas, a las que los romanos eran tan aficionados, entre otros espectáculos de masas. Tras entrar en desuso, las ruinas del circo sirvieron de cantera de piedra para la construcción y algunas de las estructuras que aún quedaban en pie fueron reubicadas en otros lugares de la capital italiana. Las sucesivas excavaciones han sacado a la luz algunas secciones de las gradas y la spina, la antigua pared divisoria de la arena. En la actualidad funciona como un gran parque público donde, con frecuencia, se celebran algunos eventos.

EXCURSIONES DESDE ROMA

19. La Basílica de San Pedro

Otra de las características que hacen única a la capital italiana es que acoge una ciudad estado, soberano e independiente, Ciudad del Vaticano. Y hasta allí nos dirigimos porque en la Plaza de San Pedro encontramos otro de los lugares que hay que ver en Roma, por su espectacularidad y su indescriptible belleza, la Basílica de San Pedro. Su historia comienza cuando el emperador Constantino quiso levantar, allá por el 326 a.C., la primera gran basílica paleocristiana en el lugar donde había sido enterrado San Pedro. En el año 1506 comenzó su reconstrucción con un proyecto de Bramante, que continuaron los diseños de Giacomo della Porta, Miguel Ángel y Maderno, y remató Bernini.

que ver en roma en 3 días
La Basílica de San Pedro

Bernini creó la grandiosa columnata de la Plaza de San Pedro así como una de las fuentes que acompañan al Obelisco egipcio sacado del Circo de Nerón, rematado por una cruz. La otra fuente es obra de Maderno a quien se debe la fachada, en su aspecto actual. Aunque Bernini también participó en la fachada y el interior, y Miguel Ángel realizó gran parte de la cúpula. Por cierto, que desde la cúpula hay unas vistas impresionantes de la ciudad.

El interior del templo sorprende por su majestuosidad, imponente y grandioso no solo por sus proporciones excepcionales, no en vano es el más grande de la cristiandad, sino por los elementos arquitectónicos y decorativos que lo componen. En la primera capilla a la derecha ya podemos contemplar La Piedad, de Miguel Ángel, y al final de la nave se alza una estatua de San Pedro. Al fondo, el altar mayor, que se halla sobre la tumba de San Pedro, y sobre éste el magnífico baldaquino de Bernini.

20. Los Museos Vaticanos y la Capilla Sixtina

Aquí encontramos el conjunto de museos más rico e impresionante del mundo, los Museos Vaticanos. Para recorrerlos se necesita tiempo pero hay varias visitas obligatorias. Es el caso de las cuatro salas decoradas todas ellas con frescos de Rafael, la Galería de las Estatuas, los frescos de Pinturicchio y Fra Angelico que adornan los aposentos de los Borgia y la capilla de Nicolás V, o la colección de cuadros de la Pinacoteca del Vaticano.

cosas que ver en roma
Los Museos Vaticanos

Conviene no perdernos «Laocoonte y sus hijos», un grupo escultórico griego datado a principios de la era cristiana. Es interesante planificar bien la visita porque los Museos Vaticanos son gigantescos. Espectacular resulta el Patio de la Piña, un espacio al aire libre anexo a los Museos Vaticanos que forma parte del llamado Jardín Belvedere, y en el que lo más llamativo es la piña gigante de cuatro metros de altura, que data del siglo I a.C., flanqueada por dos pavos reales que se encontraban en el mausoleo de Adriano, y cuyos originales forman parte de la colección de los museos.

En esta ruta es absolutamente inexcusable deleitarse ante la Capilla Sixtina, uno de los conjuntos más soberbios del arte italiano. Su nombre procede del Papa Sixto IV que mandó su construcción entre 1475 y 1483. Fue el pontífice Julio II quien encargó a Miguel Ángel las pinturas del techo de la capilla en 1508. Los frescos, con más de 300 figuras diferentes, se completaron en cuatro años. El extraordinario fresco tras el altar El Juicio Final o El Juicio Universal, que representa de manera grandiosa el último día del juicio, se inició durante el pontificado de Pablo II y se terminó en 1541.

Mapa de las mejores cosas que ver en Roma en 3 días

Como os decía, hay un montón de monumentos y lugares que ver en Roma. Para tener claro cuales son los más importantes, hemos hecho un mapa:

Los principales monumentos que ver en Roma son:

  • El Coliseo
  • El Foro y el Palatino
  • La Piazza del Campidoglio y los Museos Capitolinos
  • El Monumento a Víctor Manuel II
  • San Giovanni in Laterano
  • El Panteón
  • San Pedro in Vincoli
  • La Piazza Navona
  • La Piazza Campo di’Fiori
  • La Fontana di Trevi
  • La Piazza di Spagna
  • La Piazza del Popolo y Pincio
  • La Basílica de Santa Maria Maggiore
  • Castel Sant’Angelo
  • La Piazza de Santa Maria in Trastevere
  • La Basílica de San Pablo Extramuros
  • La Iglesia de Santa Maria in Cosmedin y la Bocca della Verità
  • El Circo Massimo
  • La Basílica de San Pedro
  • Los Museos Vaticanos y la Capilla Sixtina

Pues hasta aquí ha llegado nuestra visita por los lugares que ver en Roma que son, en nuestra modesta opinión, absolutamente imprescindibles. La selección ha sido complicada porque Roma es inconmensurable y las opciones son infinitas. Y es que, por muchas veces que viajes a la Ciudad Eterna, siempre descubrirás un rincón especial, un museo, un palacio o una fuente. Y qué maravilloso es sentarse en una terraza a degustar un delicioso «cappuccino» o un típico «gelato», mientras contemplamos las cúpulas de las iglesias tocando el cielo ¿A que apetece conocer la ciudad?

Si tienes la suerte de disponer de algunos días más, ahí van nuestras últimas propuestas. Acercaos al Gueto judío, uno de los más antiguos del mundo y a la Isla Tiberina, donde se alzaba el templo de Escolapio, unida a la ciudad por dos puentes. Y ya en los alrededores, nuestra recomendación pasa por visitar el yacimiento arqueológico de Ostia Antica, las Catacumbas di San Callisto, las Terme di Caracalla o Tívoli, con sus dos joyas, Villa Adriana y Villa del Este. Y ya sabéis, para conocer más de la Ciudad Eterna, podéis echar un vistazo a algunos de los posts que hemos dedicado a Roma

Sobre el autor

Pablo Barreda es el fundador y editor de Qué ver de viaje. Economista de profesión y bloguero por vocación, lleva viajando por el mundo desde que prácticamente tiene uso de razón. Ha visitado más de 40 países y es considerado uno de los blogueros más influyentes de España. Hace cinco años decidió abrir Qué ver de viaje, un blog de viajes en español donde comparte con todos los lectores su pasión por los viajes. Pablo está especializado en viajes urbanos por España y Europa aunque su bitácora abarca desde relatos auténticos hasta recomendaciones cuidadosamente seleccionadas y guías prácticas. Puedes escribirle a hola@queverdeviaje.com o consultar su LinkedIn.

Artículos relacionados